El pasado martes 11 de mayo el Presidente Nicolás Maduro invitó al pueblo venezolano a avanzar en la consolidación del Estado socialista. Modelo de estructuración de la formación social venezolana que, además de necesario, es indispensable para alcanzar los objetivos de la Revolución Bolivariana. Exhortación de nuestro Primer Mandatario Nacional que debe llevarnos a la reflexión profunda de la Venezuela Socialista que estamos construyendo.

A lo largo de estos veintiún años hemos venido fraguando un nuevo Proyecto Nacional, la Quinta República, que tiene como principios fundamentales la justicia social, la equidad, la libertad, la solidaridad, la igualdad, la soberanía. Proceso de transformación que se edifica como una sociedad creadora de cultura, en cuyo rostro se dibuja la fraternidad y la convivencia como respuesta a las prácticas racistas y xenófobas impuestas por el neoliberalismo. Una Venezuela que es de todos y cabemos todos.

Hablamos de una Venezuela posible de edificar. Que ha sido pensada en profundidad; porque, para los socialistas del siglo XXI, la reflexión no es una tarea cualquiera, no es una actividad contemplativa de los hechos sociales, es su análisis; es la comprensión de éstos desde una perspectiva dialéctica.

Es por ello que, en la construcción del Socialismo de (y para) el Siglo XXI, nos hemos formulado nuevas utopías. Las cuales son entendidas como una crítica profunda del tiempo que vivimos y como una prospectiva creadora de una Venezuela en donde impere la justicia social. Utopía que entendemos como la cristalización de un grandioso descubrimiento, que forma parte de un imaginario colectivo, que añora y desea la edificación de una Venezuela emancipada.

Pero, la utopía socialista no es la de ese sueño de fraguar una sociedad ideal, imaginada solo en el pensamiento. No. La utopía socialista, es una utopía pensada desde la sociedad real en que vivimos; se construye a partir del establecimiento de una Venezuela verdaderamente democrática. Esa Venezuela se está haciendo realidad. Ahora el pueblo venezolano participa como actor protagónico en su edificación a través de nuevas formas de organización social, entre ellas, las comunas. Razón por la cual, avanzar en la consolidación del Estado Comunal, es tarea prioritaria para hacer realidad la utopía socialista.

Es la hora de atrevernos a pensar de manera trascendente, de superar todo reduccionismo y todo determinismo. Por tanto, la construcción y consolidación del Estado Socialista requiere el pleno convencimiento de que debemos transitar de una presencia pasiva a una presencia activa del pueblo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here