La compañía de seguridad eslovaca ESET descubrió un ataque de espionaje avanzado contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela por parte de hackers, con el propósito de mapear la ubicación de sus unidades militares más sensibles.

Aun cuando no asegura quién está detrás del ataque, Dave Maasland, vocero de la compañía, afirmó:

«Este ataque encaja con las tensiones políticas en la región».

También dijo que la acción «parece ser la versión moderna de enviar a alguien en su caballo para ver dónde están esperando los soldados«.

CABALLOS DE TROYA EN BITS: AMÉRICA LATINA EN LA MIRA

Este tipo de ataques han tenido éxito en Ecuador, Colombia y Nicaragua, aun cuando ESET afirma que tres cuartas partes de los ordenadores infectados se encuentran en Venezuela. La mayoría pertenecen a sistemas militares, pero también la policía y los sistemas de la cancillería fueron atacados.

Afirman que los atacantes, quienes ostentan conocimiento sobre la jerga militar y sus objetivos, se centran en la búsqueda de información sobre rutas de navegación, logística y posiciones de sistemas militares. Además utilizaron documentos militares que han robado anteriormente como cebos en sus correos electrónicos de phishing.

El phishing se basa en el envío de correos electrónicos que aparentan proceder de fuentes de confianza (como bancos, compañías de energía, etc.) pero que en realidad pretenden manipular al receptor para robar información confidencial. Un correo electrónico puede incluir enlaces a un sitio web preparado por los atacantes que imita al de la empresa legítima y en el que se invita a la víctima a introducir sus datos personales.

Los investigadores dicen que los correos electrónicos también contenían malware, que posteriormente robó gigabytes de documentos confidenciales. Hablan de un caso en el que un documento militar fue robado en un día y luego utilizado por los atacantes en un correo electrónico de phishing. Entre marzo y finales de mayo de este año, un total de 50 computadoras fueron infectadas, y el ataque sigue en curso, destaca ESET.

LO QUE ESET SABE Y LO QUE NO SABE

El investigador de ESET Alexis Dorais-Joncas afirmó: «En este caso, estamos bastante seguros de que la mayoría de las víctimas de estos hackers pertenecen al ejército venezolano, en base a los documentos que han capturado«.

Los investigadores sospechan que el grupo de hackers era originalmente de habla hispana y la frecuencia de sus ataques ha crecido en los últimos años.

Las empresas de seguridad monitorean las nuevas amenazas con bastante rapidez, recibiendo muestras de software maliciosos para su investigación, pero es difícil que adjudiquen responsabilidades porque es técnicamente complicado demostrar quién está detrás de un pirata informático.

Según otra empresa de seguridad de mucha trayectoria como Kaspersky, el grupo de hackers está activo desde 2010 y los investigadores le han dado el nombre de «Machete«.

GUERRA ELECTRÓNICA E INFILTRACIÓN DE LARGA DATA

Los gobiernos de todo el mundo son víctimas y autores de ataques de hackers. Uno de los ataques más conocidos es el de Estados Unidos e Israel contra instalaciones nucleares en Irán, aunque se acusa a la República Islámica de atacar también a países occidentales en respuesta.

En 2015 se supo que, con apoyo de la Embajada en Caracas, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos espió durante años a unos 10 mil empleados de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y almacenó nombres y contraseñas de unos 900, así lo divulgaron Telesur y la revista electrónica The Intercept. El documento fue filtrado por el ex contratista de la NSA refugiado en Rusia, Edward Snowden.

El gobierno venezolano ha afirmado regularmente que Estados Unidos está interfiriendo en Venezuela. Ha demostrado cómo los recientes cortes generales de electricidad fueron causados por Washington, además, el gobierno tiene muchos años espiando varios poderes del Estado venezolano.

El presidente Nicolás Maduro también afirma que los estadounidenses han utilizado sus capacidades de espionaje para infiltrarse y organizar golpes de Estado.

En marzo pasado, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, indicó que la exploración radioelectrónica de Estados Unidos se había incrementado un 800%. A este respecto dijo:

Recientemente, el 27 de julio pasado, el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (CEOFANB) aseguró que nuevamente aviones espías de Estados Unidos surcaron indebidamente la zona de información aérea de Venezuela.

Precisaron que se trataba de un avión EP-3E estadounidense que ingresó en la región de información de vuelo (FIR, por sus siglas en inglés) de Maiquetía a las 10:58 horas locales del sábado (14.58 GMT) y la abandonó tres horas más tarde sin que los servicios de tránsito aéreo de Venezuela lograran establecer comunicación alguna con la aeronave intrusa. Días antes la FANB detectó dos aviones de reconocimiento del país norteamericano en la FIR de Maiquetía.

Ante las acusaciones del gobierno venezolano, el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Craig Faller, señaló que realizaban vuelos de vigilancia «totalmente profesionales», lo que obligó la denuncia del gobierno venezolano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El canciller venezolano Jorge Arreaza afirmó mediante su cuenta Twitter:

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, aseguró que desde estos aviones es posible que se haya provocado el apagón general del pasado lunes 22 de julio y la FANB recordó en ese momento que este año hubo 76 incidentes similares que representan «una grave amenaza a la seguridad» para las aeronaves que transitan a diario al norte de la zona económica exclusiva, en la cual Venezuela es «garante de la seguridad».

TODA LA DOCTRINA GLOBAL DE ESPIONAJE CONTRA VENEZUELA

Al espiar a la FANB y a PDVSA, el músculo fundamental del país, las redes de la inteligencia estadounidense profundizan su ejercicio de Estado Policial y buscan debilitar las estructuras de poder del gobierno venezolano. No se trata de estrategias aisladas de espionaje sino de la implementación de una doctrina global de guerra no convencional que infiltra lo militar, lo financiero, lo político y lo informativo.

Con estas acciones el Pentágono va allanando el camino para intensificar la guerra no convencional contra Venezuela con el fin de apoderarse no solo de sus recursos sino aleccionar a cuanta iniciativa política que surja en el continente contraria a su hegemonía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here