Nunca antes en su historia Colombia había sido visitada con tanta regularidad, por el Comando Sur de EEUU desde su fundación en 1963, como lo viene siendo desde que el Almirante Craig Faller, asumió su Comandancia.

Nunca antes en su historia, gobierno alguno de Colombia había asumido, con tanta pasión y obediencia, el papel de títere como lo ha asumido el de Iván Duque. Álvaro Uribe se le quedó corto. Y esto lo decimos, no para exculpar al capo mayor, sino para ser consecuentes con los hechos.

Craig Faller, quien no es ningún samaritano, sino un halcón mayor, tiene una misión bien definida: restituir la Doctrina Monroe en América latina; volver a convertirnos en el patio trasero de Estados Unidos, recolonizarnos. Y, para ello, saben que reconquistar a Venezuela es imprescindible.

Lograrlo no le resultara fácil. Pero, de lo que si debemos estar seguros es que no cometerán los “errores” del Departamento de Estado. No volverán a buscar interlocutores novatos en política; no le volverán a dar la dirección de su nuevo plan a líderes de espejo, de marketing; saben que no pudieron lograr dividir la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Saben que el pueblo venezolano no es dócil y que la alianza cívico-militar, son la mayor fortaleza que tiene la Revolución Bolivariana. Pero sobre todo, saben que el Presidente Nicolás Maduro, “las tiene bien puestas”, como dice el venezolano que construye Patria.

Vienen con todo. El Comando Sur es la fuerza militar del imperio en la región. No está conformado para el diálogo. Su principal misión es hacer la guerra para lograr los objetivos supremacistas y de dominación hegemónica, del imperio. Ni el Pentágono es el Departamento de Estado, ni el Comando Sur es el G4.

Nuevas y más sofisticadas estrategias desestabilizadoras pondrán en acción.

Como dijimos antes, Craig Faller es un halcón de “alto vuelo”. Sabe que una incursión militar contra Venezuela, no podrá ser igual a las de Cuba, Santo Domingo y Panamá, para solo citar a tres de las muchas que han realizado. Por ello, se reúne con la alta oficialidad militar colombiana, la cual conocen en su más mínimo detalle y será su principal “punta de lanza” contra nuestro país; en anterior oportunidad se reunió, igualmente, con los máximos jerarcas de la fuerza militar brasileña y de Guyana.

En su nueva estrategia, con el objetivo de derrocar al Presidente Nicolás Maduro, el gobierno supremacista de Joe Biden, a través del Comando Sur, profundizará la presentación de una imagen de que Venezuela vive un caos total; promoverá acciones militares en la frontera, para culparnos de agresión; continuará presentándonos como un Estado que protege al narcotráfico; la idea del magnicidio no está descartada; desconocerá los resultados electorales de 21 de noviembre próximo.

Convencidos de que no les resultara sencillo lograr su objetivo, han iniciado un plan de sabotaje e interferencia en el diálogo que se da en México entre gobierno y el G4, ya que unos resultados positivos de éste dificultara sus planes.

El imperio teme. Sabe que una nueva derrota se le avecina.

Hugo Cabezas Bracamonte / @HugoCabezas78

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here