La Organización Mundial de la Salud (OMS) insiste que aplicarse la vacuna del Covid-19 no es una carta blanca para ignorar las medidas de salud como el distanciamiento físico y el lavado de mano. Los expertos aseguran que que los casos de contagios pueden seguir aumentando aunque avance la vacunación.

1.- Las vacunas tardan en hacer efecto y no son efectivas al 100%

Si la persona se expone al virus hasta una semana después de inmunizarse, es vulnerable a la infección y puede transmitir el virus a otras personas, destacan los expertos a BBC Mundo el doctor Julián Tang, virólogo de la Universidad de Leicester, en Reino Unido. Los expertos aseguran que algunos individuos pueden seguir infectándose con covid, pero podrían enfermar menos que aquellos que no se han infectado o vacunado. De igual forma, pienso que el virus, una vez vacunado, será más difícil de transmitir”.

2.- No hay suficiente gente vacunada

Las vacunas no actúan de inmediato. “En términos poblacionales, para bajar el número de hospitalizaciones y de muertes, la vacuna es efectiva cuando el 80% de la población está vacunada”, asegura el doctor Juan Carlos Said, máster en Salud Pública por el Imperial College de Londres.

Tres cuartas partes de las personas vacunadas viven en 10 países ricos que suponen el 60% del PIB mundial en conjunto, según datos de la OMS.

3- Relajación ciudadana

Otro de los motivos por los que puede seguir avanzando la enfermedad, en mayor o menor grado, es por el cansancio ciudadano ante el resto de medidas de protección.

“Hay una fatiga respecto a la pandemia y, si al comienzo la población fue muy adherente a las medidas y restricciones, la fragilidad económica y social” hace que la población evada “las restricciones a la movilidad”, explica Said.

Hay incluso voces que alertan de que en realidad es casi imposible, en la práctica, llegar a un nivel de covid que sea cero.

4.- Ritmos de vacunación en los países

“A menos que eliminemos el virus en todas partes, podríamos terminar en el punto de partida”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Gebreyesus quien advirtió recientemente a Gobiernos y farmacéuticas.

130 países, donde viven 2.500 millones de personas, todavía apenas han podido comenzar a vacunar, asegura la OMS.

“Todos los Gobiernos tienen la obligación de defender a su propia gente, pero una vez que los países han vacunado a sus propios trabajadores de la salud y a las personas mayores, la mejor manera de proteger al resto de su propia población es compartir las vacunas para que otros países puedan hacer lo mismo”, explicó Tedros Adhanom Gebreyesus.

“Esto se debe a que cuanto más tiempo se tarda en vacunar a las personas con mayor riesgo en todas partes, más oportunidades le damos al virus de mutar y evadir las vacunas”, añadió.

Los expertos advierten, igualmente, de la importancia de mantener las medidas preventivas mientras las campañas de vacunación están en marcha para evitar la expansión de estas mutaciones.

Un ejemplo de ello es Brasil, donde varios especialistas alertan de que puede convertirse en una ”fábrica” de variantes potencialmente capaces de escapar a la eficacia de las vacunas por completo.

“Si hay una transmisión incontrolada del virus, es decir, en un entorno sin normas de distancia social, sin confinamiento ni uso de mascarillas, las personas susceptibles de contagiarse se mezclarán con las vacunas, generando nuevas variantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here