800 científicos le escriben a Trump sobre el cambio climático

0

Donald Trump se ha referido reiteradamente al cambio climático como “un fraude chino”. Así lo sostuvo durante la campaña presidencial y lo ha reiterado después de asumir la presidencia de los Estados Unidos. Se ha comprometido además a desmantelar las políticas de sus antecesores destinadas a reducir el consume de carbón mineral, aumentar la eficiencia energética del parque automotor y promover las energías limpias. Ha además designado en cargos claves a negacionistas del calentamiento global con estrechos vínculos con la industria de los combustibles fósiles.

Mas de 800 científicos y expertos en energía de 46 estados norteamericanos se han dirigido a Trump en una carta pública (1), solicitando acciones en seis áreas relacionadas al calentamiento global “para proteger la economía, la seguridad nacional y la salud pública en los Estados Unidos”. La comunicación señala lo siguiente:

“Nosotros, los abajo firmantes, le urgimos tomar medidas inmediatas y sostenidas contra el cambio climático causado por la actividad humana. Le escribimos como ciudadanos preocupados y unidos, con la convicción de que los fundamentos científicos son inequívocos y que Estados Unidos debe responder.

El cambio climático amenaza la economía, la seguridad nacional y la salud pública de los Estados Unidos. Algunas comunidades ya estás sufriendo sus impactos, donde las minorías y las personas de menores ingresos son desproporcionadamente afectadas.

En esta encrucijada crucial en la historia de la humanidad, todos los países esperan que los Estados Unidos lideren los esfuerzos para fortalecer, no debilitar, las iniciativas para enfrentar esta crisis. Con los ojos del mundo sobre nosotros, y en medio de la incertidumbre y la preocupación por la forma en que su administración atenderá este asunto, le solicitamos que proceda con los siguientes pasos:

Convierta a los Estados Unidos en un líder de la energía limpia. La vasta mayoría de los Norteamericanos – republicanos, demócratas o independientes – apoyan la investigación y el desarrollo de la energía renovable. Acoja las enormes oportunidades económicas de la transición a una sociedad energéticamente eficiente y con bajas emisiones de carbono. Utilice parte de su compromiso por la inversión de un billón de dólares en el desarrollo de la infraestructura para ampliar y democratizar las energías limpias, impulsar la competitividad de los Estados Unidos y generar empleos. Desde el 2008 la industria de la energía limpia generó uno de cada 33 empleos en los Estados Unidos. Los “técnicos del viento” es la categoría de empleos con la mas alta tasa de crecimiento en Estados Unidos, mientras que la industria solar ha empleado mas veteranos de guerra que cualquier otro sector.

Reduzca las emisiones de carbono y la dependencia de los Estados Unidos de los combustibles fósiles. La mayoría de los norteamericanos apoyan estas medidas. Asegúreles que se mantendrán las políticas conducentes a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, a la reducción de la contaminación del aire y el agua, a la aceleración del crecimiento de las energías limpias y sus plazas de trabajo – tales como el Plan de Energía Limpia, los créditos impositivos a las energías renovables y los estándares para mejorar la eficiencia energética de los automóviles. Para lograr estos objetivos, es fundamental mantener el financiamiento y la flexibilización de las agencias federales que enfrentan el cambio climático, como la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el Departamento de Energía y la Administración Nacional Aeronáutica y Espacial (NASA).

Mejore la resiliencia y la preparación de los Estados Unidos ante el cambio climático. Sólo en los últimos 5 años, tormentas, inundaciones, sequías e incendios de vegetación han causado pérdidas superiores a los 250 mil millones de dólares. A medida que el cambio climático aumenta la frecuencia y la severidad de estos eventos extremos, aumenta también la carga sobre los contribuyentes para pagar por la recuperación de estos desastres. Ayude a proteger y a fortalecer a las comunidades norteamericanas, a la economía y a los recursos naturales invirtiendo en infraestructura en energía, agua, transporte y edificaciones mas moderna y resiliente al clima.

Reconozca públicamente que el cambio climático es real, una amenaza urgente provocada por la actividad humana. Si no lo hace, se convertirá en el único jefe de estado en el mundo en negar la ciencia del cambio climático. Su posición se enfrentará a la de virtualmente todos los científicos climáticos, a la mayoría de los economistas y expertos militares, a la mayoría de las empresas de combustibles fósiles y a otros líderes empresariales, así como a dos tercios de los norteamericanos preocupados por este asunto.

Proteja la integridad científica de sus políticas. Durante su campaña, Ud. dijo que su administración garantizaría la transparencia científica y la responsabilidad sin sesgos políticos. Mantenga esos principios nombrando asesores científicos, miembros del gabinete y directores de las agencias federales que fundamenten sus decisiones en conocimientos científicos. Esto excluiría a muchos de los miembros del gabinete designados hasta la fecha, quienes niegan las realidades científicas y las causas antropogénicas del cambio climático.

Honre los compromisos de los Estados Unidos en el Acuerdo de Paris. Renegar de este tratado – el producto de 25 años de negociaciones por parte de casi todos los países del mundo – socavaría la posibilidad de evitar cambios climáticos peligrosos. También representaría pobremente al pueblo norteamericano, cuya mayoría apoya la participación de los Estados Unidos en el Acuerdo de París. Los Estados Unidos perderían la oportunidad de influir en la mesa de negociación internacional, mientras le cede a China, a la Unión Europea y a otros países su autoridad como líder político, tecnológico y moral.

Cuenta Ud. con el apoyo de la mayoría de las empresas, líderes militares, científicos, ingenieros y ciudadanos para responder a las amenazas del cambio climático a través de la reducción de las emisiones de carbono y la ampliación de las energías limpias. La mayoría de los estados y de las ciudades mas grandes de los Estados Unidos ya se encuentran comprometidos en este sentido. Le urgimos a decidir si prefiere que su presidencia sea definida por la negación y el desastre, o la aceptación y la acción.

Sinceramente,

Sigue la firma de 814 científicos. Véalas en este enlace de SCIENTIFIC AMERICAN:
https://blogs.scientificamerican.com/observations/an-open-letter-from-scientists-to-president-elect-trump-on-climate-change/

Artículos de interés

Compartir